miércoles, 10 de octubre de 2012

Cosas de mamá

Cuando estás de Erasmus y tienes que hacer tú todo por ti misma te das cuenta de todas esas cosas que siempre te dice tu madre cuando estás en casa, pero que tú tiendes a  ignorar con mucha facilidad. Podría afirmar que todos, en algún momento de nuestra vida, experimentamos esta sensación. Mi momento ha llegado ahora y es cuando me he dado cuenta de muchas cosas. Aquí os dejo una lista que estoy segura de que irá creciendo.

  • “Hija, da la vuelta a los calcetines porque luego no se lavan bien en la lavadora”. Efectivamente, si no les das la vuelta, siguen estando sucios.
  • Echar agua a la taza del desayuno. Cuántas veces me habrá dicho mi madre que no dejase la taza del desayuno sin agua en el fregadero porque sino después era muy difícil quitar los restos de ColaCao. Aquí los restos son de O´boy, pero cuesta lo mismo quitarlos.
  • Limpiar las huellas de los armarios. Y es que de verdad están ahí. He necesitado 24 años y 3600 kilómetros de distancia para encontrarlas.
·        Dar la vuelta al colchón de vez en cuando. Más que nada, para que no se deforme. En este caso, la teoría estaba aprendida pero la práctica no ha funcionado, fundamentalmente porque no duermo en un colchón sino en una colchoneta. Pero el consejo sigue siendo igual de bueno.
·        Traerse botas de montaña a Laponia (y la ropa de esquiar). Sí, mi madre es muy sabia pensaréis. Y efectivamente lo es, pero eso es lo único que no he sacado yo de ella. Pues toda mi equipación de invierno se ha quedado en Madrid, donde el termómetro rara vez marca grados negativos.
·        Lavar una mancha antes de que pase el tiempo. Algo obvio. Pero cuando estás aquí, viviendo bajo mínimos y no tienes en tu poder KH7, ni sucedáneo. Ni tampoco la capacidad de tu madre para quitar manchas hasta de las vacas, es mejor que te laves la ropa en el momento en el que se mancha.
·        Escurrir bien la bayeta. Sí, porque si no la escurres bien, cada vez estará más grasienta. Pero escurrir no es sólo quitar el agua, prueba a frotar bien, ya verás cómo se queda mucho mejor.
·        Poner los trapos en lejía de vez en cuando. Mano de santo. Cuando el trapo huele mal o está muy sucio, no te lo pienses dos veces. Al fregadero con un poquito de lejía y se queda como nuevo.
·        Reciclar el aceite. Un bien muy valioso en nuestro país, pero muy caro en el extranjero. Tenemos la encimera llena de vasos de plástico con el aceite que nos va sobrando y que vamos reciclando. ¡Hasta para abrir cerraduras lo usamos!
·        Aderezar cada comida. De repente descubres que la comida, según viene del supermercado, no tiene ningún sabor. Y no dejas de preguntarte: ¿cómo es posible que en mi casa todo sepa tan bien? Especias. Esa es tu respuesta. Pero hay que saber bien cómo usarlas…
·        Congelar comida. Las cosas tienen fecha de caducidad, así que para no tener que ir a comprar día sí y día también, utiliza el congelador.
·        Las pelusas existen, no las ignores. Y además, no se recogen solas. Increíble, pero cierto. La escoba, mi mejor aliada.

Estoy segura de que cualquiera de vosotros podría añadir líneas a esta lista; así como de que estaréis de acuerdo conmigo al afirmar que la sabiduría de las madres es infinita.

12 comentarios:

  1. Esta es mi hija, si señor. Te adoro.
    Ha sido el mejor regalo que me podías hacer, por fin recojo lo que he sembrado. Te quiero.

    ResponderEliminar
  2. El más vital de los consejos maternos: "Tápate esa garganta, ¡¡que vas a coger frío!!".

    ¡Genial el Blog, Álex! Iré curioseando ;)
    ¡¡Mil besos erasmusiles!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los besos erasmusiles! :)

      Y sí, sin duda, tengo que taparme la garganta! Qué pedazo de consejos!

      Eliminar
  3. es que ademas las mama pili tienen algo especial :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tanto! Debe ser algo en común con las mamás Pili :)

      Eliminar
  4. Qué cierto todo... Muy buena entrada, Alex! Seguro que a lo largo de estos meses aún salen más cosas, la vida de "yo hago todo" es lo que tiene. Muchos abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Ya ves! De hecho, al publicar la entrada, se me ocurrió alguna más... Una aventura total!

      Eliminar
  5. Hola, Alexandra,
    Soy Alicia y vivo en Madrid. Mi preferido idioma es Ingles pero sé hablar el Español. Me gusta tu blog por eso he sido tu seguidora aquí.

    Tu blog es interesante porque escribes bien. Tus imágenes y la estructura son fenomenal. ¡Que tengas mas ganas de continuarlo! Espero que tengas muchos seguidores aquí.

    Te invito también a visitar el blog que hago. Ojala, disfrutarás! He puesto también juegos para todos que lo visitan. La dirección del blog es: www.llamadosmcs.blogspot.com

    Bueno, Alexandra, te deseo lo mejor en tu vida y tu estudio. Ciao!
    Un abrazo,
    Alicia


    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Alicia. Seguiré cuidando este blog mientras dure mi aventura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tia cuanta razon!!con lo d la ropa d abrigo me he sentido muy identificada,sólo que mi madre es de las de decírtelo también el 15 de agosto jajaja!!:p
    Y esa seguridad q t dan las madres pq sabes que siempre se van a acordar de las pequeñas cosas que tú tiendes a olvidar??

    Por cierto!muy cierto lo de las madres pili! ;)

    ResponderEliminar
  8. Jo, ya ves! Anda que no son previsoras.
    Un beso!

    ResponderEliminar